• Tema 4. Raíz. Conceptos y función. Estructura externa de la raíz: raíces individuales y sistemas radicales. Estructura interna de la raíz. Ramificación: origen y desarrollo de raíces laterales. Tipos de raíces y modificaciones. Tipos biológicos.

Volver la página principal del Bloque: 02. MOVE

Concepto y funciones.

Las raíces por lo general son órganos vegetales cilíndricos, propios de las plantas superiores, característico por presentar geotropismo positivo. Las partes más jóvenes se encuentran en la zona apical. Por lo general son subterráneas aunque también las encontramos de forma excepcional en superficie.

Entre sus funciones hemos de destacar como principales: las de absorción de agua y elementos nutritivos esenciales para el buen desarrollo de la planta y la de fijación al sustrato de la misma. Otras funciones que podemos citar como secundarias que no todas presentan serían: las de reserva (almacenamiento de almidón), síntesis de ciertas sustancias orgánicas como por ejemplo fitohormonas.


Estructura externa de la raíz

Dependiendo de su origen las raíces pueden ser de dos tipos:

- Alorricico: son aquellas raíces que presentan una raíz principal mucho más desarrollada que las demás, llamada pivotante. Es una raíz que se alarga rápidamente y que comprende las siguientes partes:
  • Zona apical,:es la extremidad de la raíz y está protegida por la caliptra, cofia o piloriza. La cofia es una especie de capuchón en cuyo interior se encuentra el meristemo primario de la raíz..
  • Zona de crecimiento: la encontramos situada inmediatamente en la parte después del ápice ocupando escasos milímetros.
  • Zona de pelos radicales: zona importante, ya que aquí la raíz realiza la absorción. Para ello presenta numerosos pelos absorbentes, unicelulares y simples que son prolongaciones de las células epidérmicas. Son de vida efímera, pero a medida que unos desaparecen van formándose otros. El número de pelos está determinado genéticamente y varía de unas especies a otras. Es una estrategia de la planta para tener mayor contacto con el suelo.
  • Zona de ramificación: es el lugar donde se originas las raíces secundarias. Estas presentarán su propia cofia, zona pilífera, etc. A su vez las raíces segundarias se pueden ramificar y constituir terciarias.
  • Cuello o zona de unión al tallo: por donde se une al tallo.

- Homorrícico: denominado también sistema radicular adventicio. En el caso de la raíz nos referimos así cuando los sistemas radiculares no se desarrollan a partir de la radícula del embrión, sino de otras partes de la planta. Podemos diferenciar:
a) Subterráneos: caso de las raíces fasciculadas en las que la radícula muere pronto. Así el sistema radicular de la planta se desarrolla como una estructura compuesta de numerosas raíces formadas sobre el tallo en su parte inferior. También lo presentan bulbos, rizomas o plantas con partes estoloníferas.
b) Aéreos: las raíces se forman directamente sobre el tallo o las hojas.

Estructura interna de la raíz

La estructura interna depende del tiempo de vida de la planta, encontramos las siguientes partes:

  • Pelos absorbentes: que son prolongaciones de unas células delgadas y celulósicas (células epidérmicas)
  • Corteza: compuesta por tejido parenquimático que tiene numeros huecos intracelulares. La capa más interna es la endodermis que entra en contacto con el cilindro central.
  • Cilindro central: su parte externa es el periciclo. Este desempeña varios papeles. Contribuye a la formación de raíces laterales. En plantas con crecimiento secundario ayuda a la formación de cambium vascular. En el interior del cilindro hay floema, xilema y tejido parenquimático y de sostén. Primero se forma el floema y después el xilema, se disponen de forma alterna formando una estructura radial.
  • Médula: tejido parenquimático.

La raíz a medida que va creciendo en longitud también lo hace en grosor, este desarrollo se debe a dos meristemos: el cambium vascular y el cambium suberógeno.

La formación de nuevo tejido genera hacia afuera floema secundario y hacia adentro xilema secundario. Rápidamente hay un equilibrio de las partes, es decir, que internamente la estructura se vuelve homogénea.

Debido al crecimiento en grosor se rompe la zona cortical que es reemplazada por la peridermis. En la peridermis se distinguen dos capas: una externa que es el súber (tejido de revestimiento formado por células suberificadas) y una interna que llamamos felodermis (tejido parenquimático)

Raíces laterales

Aparecen por encima de la zona de pelos absorbentes y se disponen siguiendo un orden. Su origen es endógeno (periciclo y algunos casos endodermis). Comienza la formación a partir de algunas células diferenciadas del periciclo hasta forman el primordio de la raíz lateral (células mereistemáticas).

La endodermis primero se adapta a la nueva raíz pero acaba rompiendo, también rompe la capa cortical. De esta manera el primordio emerge y se diferencian sus partes como su cofia y los su sistema conductor.

Tipos de raíces y modificaciones

Según su origen:

  • Raíces de origen embrionario.
  • Raíces caulógenas: numerosas raíces formadas sobre el tallo de la planta en su parte inferior, generalmente en los nudos, se encorvan y penetran en la tierra produciendo un denso enraizamiento.
  • Raíces adventicias: tienen su origen en tallos, ramas y hojas, nunca en la radícula embrionaria. En ella la radícula se seca y se remplaza por hilos delgados a nivel del talluelo.

Morfología y funcionalidad:

Pivotante (sistema alorricico) puede ser:
  • napiforme, aquella raíz central, principal y dominante sobre las raíces laterales, que se engrosa total o parcialmente por acumulación de sustancias de reserva
  • normal.

Fasciculada (sistema homorricico) encontramos:
  • Normal
  • Barbadilla (es la raíz fasciculada de raíces muy finas, como la de muchas gramíneas. )
  • Tuberosa (de estructura fasciculada en las que se producen engrosamientos por acumulación de substancias de reserva, llamados tubérculos.)

Modificaciones de la raíz

También se conocen numerosas adaptaciones de las raíces a funciones concretas. Asimismo la tarea de sujetar a la planta puede provocar la aparición de formas diferentes de raíces como pueden ser:
  • Raíces adherentes: son caulógenas y su mejor ejemplo son las plantas trepadoras (hiedra)
  • Raíces zancudas o fúlcreas: su mejor representación está en los manglares. Estas raíces contribuyen a fijarlas al fango presente en la zona intermareal.
  • Raíces tabulares: surgen por el excesivo engrosamiento de las raíces que crecen horizontalmente justo por debajo del suelo.
  • Raíces contráctiles: éstas introducen profundamente en el suelo rizomas, tubérculos op bulbos.
  • Raíces respiratorias o neumatóforos: raíces que crecen hacia arriba (geotropismo negativo) y sobrepasan la superficie del suelo de modo que el sistema intercelular del tejido cortical entra en contacto con el aire.
  • Raíces con función foliar: éstas desempeñan el papel de hojas, están aplanadas y son verdes por a la presencia de cloroplastos, como ejemplo citaremos las raíces de las orquídeas epífitas.


  • Haustorios: son el extremo de la raíz modificada de una planta parásita que penetra en el tejido de la planta, pero permanece fuera de la membrana de la célula huésped.

Micorrizas y nódulos radicales

Los nódulos radicales se forman tras la simbiosis con bacterias fijadoras de nitrógeno, son excrecencias locales del tejido cortical. En cuanto a las micorrizas, nos referimos a ellas cuando hay simbiosis con hifas de hongos simbiontes, las hifas tienen mayor capacidad de absorción.

Tipos biológicos
  • Fanerófitos: plantas leñosas cuyas yemas caulinares ivernan y están por encima del suelo. Los meristemos apicales resisten el frío.
  • Caméfitos: las yemas se hayan apenas por encima del suelo. Tienen eficaz protección contra el frío. Como ejemplo diremos Erica carnea.
  • Hemicriptófitos: las yemas perdurantes se encuentran a ras de suelo. Aquí encontramos numerosas gramíneas, plantas en roseta, plantas estoloníferas,…
  • Geófitos: (= criptófitos) poseen órganos axilares subterráneos, es decir, tienen sus yemas perdurantes bajo el suelo. Distinguimos entre rizomatosos y bulbosos. Ejemplo: un tulipán.
  • Terófitos:carecen de órganos axiales perennes. Invernan en forma de semilla. Son las verdaderas hierbas y las podemos agrupar como anuales o bienales
Hidrófitos: pueden pertenecer a aluno de los tipos biológicos anteriores, pero ligados a un ambiente acuático .
  • Helófitos: Plantas sometidas a las fluctuaciones de un ambiente acuático .
  • Pleustófitos: son plantas acuáticas en sentido estricto, qeu viven flotantes o sumergidas.